Soco Barraza

Cuando unos amigos te invitan a comer en el norte de México, no importa de qué estado sea, una comida se convierte en tertulia y una tertulia hace a los amigos compadres.     

Pero, cuando avisan que quien cocina es el Chef Casas, es mejor ir en ayunas, porque vas a querer disfrutar al máximo, su atención como anfitrión y su comida 5 estrellas.

Lo mío, lo mío, es un buen corte y saborearlo con un buen vino; pero esta cena fue en Culiacán y no comer sus excelentes mariscos, sería una locura, y de la mano del Chef Casas, ello, se tornó en una experiencia a deleitar.  

En Culiacán, los camarones parecen langostinos y los Ostiones son una de las especialidades de la región, así que para la ocasión eligió abriéramos apetito con unos Ostiones y un caballito de mezcal de ¨las Animas¨, lo que ocasiono una explosión al paladar.

De fondo escuchamos una música agradable para crear un ambiente de charla entre el grupo de amigos. Y de frente a nosotros, el Chef preparaba un ceviche de mariscos, donde el camarón fue protagonista.      Nos lo sirvió en un plato blanco, bellamente presentado, y bueno, aunque yo pensaría que eso es lo de menos, la verdad es que es una fotografía con variedad de colores y texturas, para que mi mente se prepare para el festín por venir, y para acompañarlo, eligió un vaso alto con una muy fría cerveza Pacifico.

La cena cumplió más allá de mis expectativas como siempre y antes de retirarnos cerramos con un café cortado, sonrisas y deseo de repetir próximamente la experiencia. 

La comida del Chef Casas es una recomendación segura para celebrar fechas especiales o crear una, con amigos, familia y/o pareja.

Provecho y hasta pronto.


Pide aquí